El fin de los sueños

 

Después de once años y 27 números El Observador de Estrellas Dobles, la revista especializada en español de nuestras queridas dobles, dice adiós.

Nos hubiese gustado escribir estas líneas dentro de muchos años, cuando las canas hubiesen teñido de blanco por completo nuestro pelo. Pero el tiempo pasa y con su paso todo cambia, nada permanece inmutable y eterno.

En el otoño de 2008 Rafael Benavides Palencia, Juan-Luis González Carballo y Edgar R. Masa Martín  estábamos nerviosos, impacientes, pero con una ilusión tremenda. ¿Y si hacemos una revista especializada en estrellas dobles en español? Parecía una locura, no había publicaciones de ese tipo en nuestro idioma, no existía tradición, ni siquiera un grupo de observadores que continuamente observaran este tipo de astros con una finalidad científica. Hasta ese momento la única opción era publicar en inglés en el Journal of Double Star Observations (JDSO).

En enero de 2009 vio la luz el primer ejemplar de El Observador de Estrellas Dobles (OED) con el apoyo de D. José Luis Comellas, presidente honorífico de la publicación, que nos deleitó con un artículo en aquel primer número. Todos nosotros debemos nuestra afición a su labor y a la pasión que nos transmitió con sus libros, en especial con las estrellas dobles. Fue todo un privilegio contar con él.

La acogida fue fantástica, quizás inesperada. Tanto por el número de lectores, como por el número de artículos que empezamos a recibir para los siguientes números. Y poco a poco fue creciendo, adquiriendo si cabe un carácter internacional que nunca imaginamos. La mayoría de los trabajos procedían de España, aunque también tuvieron un peso importantísimo los recibidos de Hispanoamérica, especialmente los procedentes de nuestra querida Argentina. Además participaron observadores de Estados Unidos, Francia, Italia… No habría espacio para mencionar a cada uno de los que colaboraron con la revista, los que dedicaron parte de su esfuerzo e ilusión por ser parte importante de OED. Desde aquí todo nuestro agradecimiento. Ellos fueron parte fundamental de la revista. Sin ellos nada hubiera sido posible.

Además de la importante acogida, otro de los puntos importantes fue la implicación de Washington. Como muchos de vosotros sabéis, la sede a nivel internacional del mayor catálogo de estrellas dobles y el más consultado de todo el mundo, se encuentra en el Observatorio Naval de los Estados Unidos. Se trata del Washington Double Star Catalog (WDS) mantenido por Brian Mason. Desde el principio la implicación fue máxima.

Uno de los objetivos de la revista, además de formar a observadores con nuevas técnicas observacionales, fue servir de vehículo para que nuestras observaciones y medidas pasaran a formar parte de la base de datos del WDS Catalog. Era una colaboración pro-am de primer orden y gracias a Brian, que lo hizo todo muy fácil, en pocas semanas todo estaba actualizado. Han sido más de 8.100 las medidas publicadas que ya forman parte de la base de datos histórica y que puede ser consultada por cualquier persona, ya sea profesional o amateur, de cualquier parte del mundo.

También el número de descubrimientos de nuevos sistemas dobles ha sido muy importante, ya sea en base a la minería de datos, consultando datos de catálogos que están disponibles para toda la comunidad científica de manera online, o de manera directa a través de las imágenes que obteníamos con nuestras cámaras después de un estudio de caracterización de dichos sistemas. Todas ellas, casi 2.000 nuevas parejas, ya han pasado a formar parte del catálogo aumentando de esta forma el número de estrellas dobles conocidas que pueblan el cielo.

Uno de los proyectos que nació gracias a la revista fue SEDA (Seguimiento de Estrellas Dobles Abandonadas). Mes a mes, constelación a constelación,  se seleccionaban estrellas abandonadas que necesitaban una actualización de sus parámetros. Un proyecto apasionante que tuvo una excelente acogida. Gracias a la implicación de nuestros amigos en Argentina se amplió la campaña también al hemisferio Sur, aumentando así el número de estrellas a estudiar.

Si os falta algún ejemplar, recordad que están todos disponibles y de libre descarga desde la página web https://elobservadordeestrellasdobles.wordpress.com/.

Con la muerte de D. José Luis Comellas este mismo año, murió también una parte de nosotros. Y decidimos cerrar un ciclo. El tiempo pasa para todos. OED había llegado a su fin.

Han sido 27 números llenos de ilusión, de emoción, de observaciones de estrellas dobles. De pensar que todo podía ser posible y que a veces los sueños se convierten en realidad.

Los editores.

 

Pie de foto: Primera y última portada de OED con la figura de D. José Luis Comellas en ambos números.

Una respuesta hasta “El fin de los sueños”

  1. No os podremos agradecer lo suficiente la labor de divulgación que habéis hecho con esta revista, y la manera en que nos habéis animado a seguir con nuestras observaciones y proyectos.

    Es una verdadera lástima ver el fin de esta publicación, pero no por ello dejaremos de estar orgullosos del trabajo realizado.

    ¡¡ Muchísimas gracias por todo este tiempo y vuestra gran dedicación !!

    Saludos.

    Miguel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: